Confitería del Molino

La historia de este famoso café de Buenos Aires, comienza en 1850, cuando dos reposteros Italianos adquieren la Confitería del Centro, ubicada en Rodriguez Peña y Rivadavia, y le cambian el nombre por Confitería del Molino debido a un molino harinero que había antiguamente en la Plaza del Congreso y que llevaba el nombre de Molino a Vapor Lorea.

El 1904 uno de los reposteros el Italiano Cayetano Brena adquiere la esquina de Callao y Rivadavía y mientras en Europa comenzaba la Primer Guerra Mundial el Señor Brena comienza a levantar en esta esquina uno de los edificios mas altos de Buenos Aires. Para su construcción trajo todos los materiales de Italia, puertas, ventanas, vitraux, mármoles, etc..

Se inauguro en 1917 y se transformo en el lugar preferido por los políticos de turno debido a su cercanía con el Congreso de la Nación. Por sus mesas pasaron personalidades como Lisandro de la Torre, Leopoldo Lugones, Alfredo Palacios y gran parte del espectáculo porteño como, Carlos Gardel, Eva Perón, Libertad Lamarque o el escritor Roberto Arlt.

Algunas de las especialidades de la casa eran, el merengue, el marrón glacé, el panettone de castañas y el imperial ruso, curiosamente conocido en Europa como “postre argentino”, ya que fue creado por Cayetano Brenna.

La muerte de Cayetano marcó el fin de una época, la confitería fue vendida y años mas tarde declarada en quiebra y nuevamente rescatada por los nietos y sobrinos de Brena que la reabrieron manteniendo viva esa tradición de los cafés porteños.

Arquitectonicamente, es un ejemplo relevante del  estilo “art nouveau”, un edificio de vanguardia de la belle époque. Consta de salones para fiestas y tres subsuelos, el resto es un edificio de rentas, conformado por departamentos para viviendas u oficinas. Fue incluida por la UNESCO como patrimonio Art Noveau Internacional.

La Confitería del Molino, con su magnífica torre aguja, sobre la ochava, sus vitraux y sus ornamentaciones, cerró sus puertas el 23 de febrero de 1997, ese mismo año fue declarada Monumento Histórico Nacional para evitar su demolición, pero eso no impidió su deterioro. Hace 17 años que el edificio esta cerrado y prácticamente en estado de abandono. Desde entonces hubo varios intentos para reabrirla pero todos fueron fallidos y desde el Gobierno de la Ciudad y la Nación estudian la posibilidad de expropiarla para entregarlo a manos privadas que se encarguen de la restauración integral del Edificio.

Hoy se dio un paso mas en la expropiación, con un dictamen favorable en diputados y media sanción del Senado, el proyecto ya esta a un paso de ser Ley.  EL texto de la misma resuelve, “declarar de utilidad pública, y sujeto a expropiación, por su valor histórico y cultural, el inmueble de la Confitería del Molino”.

Ojala muy pronto todos podamos volver a tomarnos un cafecito en esta maravillosa confitería y su edificio recupere ese estilo que hoy esta sumido en el abandono.

Anuncios

Un comentario en “Confitería del Molino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s