Papá Noel sólo atendía en Tiendas Harrods

El 31 de Marzo de 1914, la famosa tienda Harrods de Londres, inauguraba su sucursal en Buenos Aires, la primera y única  en el extranjero.

Aprovechando la Belle Époque Argentina, Harrods abrió si sucursal en la calle Florida al 877 y al poco tiempo en 1915 debido al gran éxito, decidieron expandirse, inaugurando la extensión sobre la calle Paraguay. Para 1920 la tienda tenía 47.000 metros cuadrados, siete pisos de altura, una terraza y ocupaba casi toda la manzana comprendida entre las calles, Florida, Paraguay, San Martín y Avenida Córdoba y contaba con un gran estacionamiento en su subsuelo. No tenía una entrada principal, pero se destacaba la esquina de Avenida Córdoba y San Martín que tenía un gran cúpula, con puertas de roble, vidrios biselados y manijas de bronces originales.

Entre los porteños era conocida como “el Imperio de la Elegancia”, en su interior los clientes se paseaban entre las  grandes escaleras de mármol, pisos de cedro, ascensores hechos de hierro forjado con capacidad para 20 personas, boisserie importada y arañas de alabastro, todo esto sumado a un ejercito de 2000 empleados, que ofrecía productos de primera calidad y un gran surtido comercial; se podía adquirir desde vajilla de porcelana inglesa, perfumes, joyas, sedas, bombones y hasta pianos. En el último piso un salón de té recibía a las damas de la mas alta aristocracia porteña después de realizar sus compras, mientas sus maridos se cortaban el pelo o se afeitaban en la peluquería de Harrods, revestida de mármol de carrara blanco, con espejos biselados y grifos de bronce modelo camarote de tren inglés.

Los maniquíes que eran hechos con cabeza de cera y pelucas de pelo natural, se exponían en las vidrieras representando diferentes películas de la época como “Lo que el viento de llevo”; y a través de un gran catalogo, se podía adquirir cualquier tipo de producto que era llevado puerta a puerta.

Para 1922 Harrods se fusiona con otra gran tienda Argentina, Gath y Chavez y en 1970 ambas tiendas son adquiridas por Almacenes Argentinos, pero los debacles económicos de Argentina hicieron que en 1974 Gath y Chavez baje sus persianas y en 1977 Harrods es adquirida por las firmas Perez Companc y Torquinst.

Finalmente la hiperinflación de los 80 hizo que paulatinamente los 7 pisos de esta gran tienda vayan cerrando de a poco, el dueño de Harrods en Londres, Mohamed Al-Fayed, intento tener el control de la sucursal porteña durante un juicio, que se resolvió recién en 1998 a favor de la autonomía de Harrods Buenos Aires, pero esto igualmente no la salvo de su cierre definitivo.

Desde entonces el Edificio se encuentra en un parcial estado de  abandono, sólo abrió sus puertas en algunas oportunidades como el Festival de Tango del 2008 y 2009 y la edición de Gallery Nights del 2003. Hubo varios intentos de reapertura pero ninguno llego a concretarse.

Gracias a que la ciudad de Buenos Aires declaro al Edificio de Alto Valor Patrimonial, no se pueden hacer reformas en el mismo que alteren su esencia y cualquier modificación debe ser autorizada por al ciudad.

A pesar de que los porteños ya no podemos disfrutar de este hermoso lugar quedan en el recuerdo de miles de Argentinos las Navidades en Tiendas Harrods, donde Papá Noel llegaba para recibir a miles de niños que les traían sus cartas. Personalmente recuerdo esos días donde había que hacer una gran cola para poder verlo y darle un fuerte abrazo a Papá Noel, rodeado de nieve y envuelto en su traje rojo y blanco con una gran sonrisa en su cara. Lo mismo sucedía cada 6 de Enero con los Reyes Magos, recuerdos que seguramente todos los que tenemos mas de 30 hemos vivido y quedaron grabados en nuestro memoria.  Ingresar a esta gran tienda decorada para la ocasión era ya de por sí algo mágico y encontrarse a estos personajes que te alegraban la infancia era la mejor parte de las Navidades.

Hoy este enorme edificio, tiene sus persianas cerradas y su interior parece estar detenido en el tiempo, entre el polvo y las telarañas todavía se puede apreciar el lujo del siglo pasado,  sillones, mármoles, espejos, bronces, maniquíes, quedaron a la espera de que algún día esas enormes persianas vuelvan a levantarse y la gente pueda disfrutar de uno de los edificios mas hermosos que tiene Buenos Aires.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s