El Palacio Ortiz Basualdo en el antiguo Pueblo de Flores

El barrio de Flores no tiene acta de nacimiento; surgió como un pueblo luego de la parcelación de la chacra de Juan Diego Flores, quien la había adquirido en 1776. Esta finca, se extendía desde el actual Cementerio de Flores hasta la avenida Álvarez Jonte, pasando por lo que hoy es el centro del barrio. Después de la muerte de Flores, acaecida en 1801, su hijo adoptivo Ramón Francisco  planifico el futuro pueblo e inició la venta de parcelas a ambos lados del Camino Real, hoy Avenida Rivadavia. En aquellos tiempos era costumbre generalizada identificar parajes, caminos y accidentes geográficos con el nombre del propietario de las tierras. Fue natural, entonces, que el pueblo que se estaba formando tomara el nombre de Flores.

La llegado del Ferrocarril del  Oeste en 1857, hoy conocida como Línea Sarmiento, la cual iba desde la estación del Parque, (situada donde hoy esta el Teatro Colón) hasta la Floresta, permitió la llegada de numerosas familias que rápidamente poblaron el pueblo.

Muy pronto fueron levantándose hermosas casaquintas construidas por encargo de acaudaladas familias de Buenos Aires que las ocupaban durante unos pocos meses al año, principalmente los fines de semana y en el verano. En numerosas ocasiones invitaban a sus más estrechas amistades a compartir fastuosas reuniones que realizaban en los amplios y lujosos salones de esas residencias, mientras que en los campos  era muy común la practica de la caza, costumbre que se mantuvo hasta 1873 cuando fue prohibida por resolución municipal, luego de que un cazador hiriera a dos pasajeros que iban a bordo del Ferrocarril del Oeste.

 Al igual que en la Recoleta o Palermo, muchas de estas familias patricias y terratenientes de Buenos Aires van a abandonar el centro de la ciudad, debido a enfermedades como la fiebre amarilla que 1871 diezmo a la población, en busca de lugares libres de contaminación donde pudieran vivir tranquilamente, lejos de una ciudad que no contaba con casi ningún servicio de higiene, destinando sus antiguas viviendas de varios patios a casas de inquilinato, comúnmente llamados conventillos, en donde vivían los inmigrantes que recién llegaban al país a los cuales no les era nada sencillo el acceso a la tierra.

Fue la familia de Inés Indarte de Dorrego la que la que adquirió un vasto solar  de casi 8 hectáreas de parque arbolado, que su esposo Luis Dorrego le había comprado a los Saturnino Unzué en 1827.  Con los años y alguna sucesión mediante, el inmueble fue dividido y repartido entre distintos descendientes, a los Dorrego‑Ortiz Basualdo le fue asignada  la manzana que hoy cortan las calles Rivadavia, Fray Luis Beltrán y Boyacá, donde en 1886 construyo una de las mas hermosas Mansiones de Flores, el Palacio Miraflores.

Con la llegada del Tranvía y el Ferrocarril y la inclusión del Pueblo de Flores a la Ciudad de Buenos Aires, todas estas hermosas casaquintas sufrieron el avance de la urbanización, siendo fragmentadas al modificar la nueva traza urbana, no obstante la resistencia de algunos propietarios que pretendían mantener sus amplios solares. La familia Dorrego movió todas sus influencias para impedir que estas medidas progresaran, pues sus ocho hectáreas de parque diseñadas y mantenidas por jardineros franceses iban a ser fraccionadas.

En el Palacio Miraflores se llevo acabo en el verano de noviembre de 1910, una fiesta a beneficio organizada para la construcción de la escuela Stella Maris de Mar del Plata, la cual estuvo a cargo de la comisión de Stella Maris y la señora Ana Elía de Ortíz Basualdo, es gracias a ellas que hoy existe esta hermosa escuela en la ciudad costera.

En 1920 el Palacio se transformó en el Club de Flores, sede de grandes fiestas y espectáculos famosos por las celebraciones de Carnaval. También fue la mansión, en donde nacieron la Asociación Patriótica de San José de Flores y la Junta de Estudios Históricos, pero lamentablemente la ignorancia de su importancia y las especulaciones inmobiliarias lograron que en 1945  la casa fuera demolida para dar lugar a un edificio que nada tiene que ver con el esplendor del Palacio Miraflores.

Actual esquina donde se encontraba el Palacio de la Familia Ortiz Basualdo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s